Etiqueta: Conservación

Reseña del libro: Qala Uta: Conservación de un sitio arqueológico prehispánico de la Isla Qiwaya

Plaza, Víctor & Irene Delaveris.

  1. Qala Uta: Conservación de un sitio arqueológico prehispánico de la Isla Qiwaya. Resultados del “Proyecto de conservación y apoyo al turismo de tres sitios arqueológicos patrimoniales: Culli Culli, Qiwaya y Cóndor Amaya, Período 2016-2018” (Fase Qala Uta, Isla Qiwaya). La Paz: Embajada de Suiza en Bolivia, Gobierno Autónomo Municipal de Puerto Pérez, Ministerio de Culturas y Turismo. 150 páginas.

Javier Armando Méncias Bedoya

Inicialmente, debemos convenir que el ICOM conceptúa la Conservación de la siguiente manera (Resolución de la XV Conferencia Trianual del ICOM-CC en Nueva Delhi, 2008) :

  • Conservación – Todas aquellas medidas o acciones que tengan como objetivo la salvaguarda del patrimonio cultural tangible, asegurando su accesibilidad a generaciones presentes y futuras. La conservación comprende la conservación preventiva, la conservación curativa y la restauración. Todas estas medidas y acciones deberán respetar el significado y las propiedades físicas del bien cultural en cuestión.
  • Conservación preventiva– Todas aquellas medidas y acciones que tengan como objetito evitar o minimizar futuros deterioros o pérdidas. Se realizan sobre el contexto o el área circundante al bien, o más frecuentemente un grupo de bienes, sin tener en cuenta su edad o condición. Estas medidas y acciones son indirectas – no interfieren con los materiales y las estructuras de los bienes. No modifican su apariencia.
  • Conservación curativa – Todas aquellas acciones aplicadas de manera directa sobre un bien o un grupo de bienes culturales que tengan como objetivo detener los procesos dañinos presentes o reforzar su estructura. Estas acciones sólo se realizan cuando los bienes se encuentran en un estado de fragilidad notable o se están deteriorando a un ritmo elevado, por lo que podrían perderse en un tiempo relativamente breve. Estas acciones a veces modifican el aspecto de los bienes.
  • Restauración – Todas aquellas acciones aplicadas de manera directa a un bien individual y estable, que tengan como objetivo facilitar su apreciación, comprensión y uso. Estas acciones sólo se realizan cuando el bien ha perdido una parte de su significado o función a través de una alteración o un deterioro pasados. Se basan en el respeto del material original. En la mayoría de los casos, estas acciones modifican el aspecto del bien.”

Comprendido aquello, podemos iniciar nuestra reseña. Como contenido, esta obra despliega un corto prólogo, escrito por la Ministro de Cultura Wilma Alanoca, y una presentación del embajador suizo Roger Denzer, además de una introducción, 4 acápites principales que inician en la página 19 y un apartado de Anexos.

El primer acápite, denominado Medio Ambiente y Población, describe de forma sucinta algunos de los aspectos geográficos, ambientales y poblacionales que conforman el complejo entramado comunitario y social, atribuyendo al principio de aleatoriedad la distribución de las “estructuras arquitectónicas de porte diferente” (pp. 20) que conforman el complejo arqueológico de Qala Uta.

El segundo acápite, El panorama arqueológico de la región donde se encuentra Qala Uta, presenta una síntesis, a manera de relato, del conocimiento arqueológico que se ha acumulado en la región inmediata, durante el último siglo de investigaciones sistemáticas. Además, reseña las intervenciones y observaciones realizadas por otros investigadores, del siglo pasado e inicios del presente, en el complejo, finalizando con una muy escueta revisión de antecedentes relacionados a otros procesos conservativos ejecutados.

En el acápite de Resultados del desarrollo del proyecto, el tercero y más extenso del libro, hallamos un muy detallado plano con las ubicaciones geo-referenciadas y dimensiones de todas las estructuras que conforman el complejo de Qala Uta (más de 300). Posteriormente, se detalla la metodología empleada en el relevamiento arqueológico de estructuras y en la prospección pedestre del área (para la identificación de tipos cerámicos en superficie), además de las excavaciones arqueológicas de dos tipos: prospectivas (junto a las estructuras, para detalles constructivos) y de rescate (de contextos funerarios). La parte más interesante del acápite está compuesto por los análisis arquitectónicos y de conservación; el primero de ellos -algo corto- con descripciones de tipologías, caracterizaciones y procesos constructivos, mientras que el segundo presenta un buen desarrollo explicativo de los criterios de conservación, la metodología empelada, los resultados del diagnóstico y los procesos de conservación curativa y restauración ejecutados. El capítulo finaliza describiendo el mecanismo de rehabilitación del museo comunitario, la ejecución de talleres de sensibilización y capacitación patrimonial, y la recuperación de la historia oral de la comunidad de Qiwaya.

Finalmente, el cuarto acápite –Sinopsis de la obra– sintetiza en tres hojas el contenido de todo el documento hasta aquí reseñado.

Ahora es menester, entonces, tratar las ausencias y virtudes de este documento, que sigue la receta de su predecesor “Conservando el legado de TAMA CHULLPA” del año 2017. Lastimosamente, notamos que no se contempla el componente paisajístico (aunque con el empleo del término paisaje se pretenda hacer creer lo contrario) como parte indisoluble de la significancia espacial y de contexto, relegando a un plano de virtual aislamiento arquitectónico a las estructuras que componen el complejo. Reviste especial importancia la reconstrucción histórica de los trabajos arqueológicos realizados en el complejo, aunque la misma no trascienda la simple compilación, dejando de lado el análisis y la posibilidad de contrastar y comparar el dato histórico, relacionado a la temática de conservación, con el dato moderno relevado y verificado en campo.

Desde el punto de vista arqueológico, la prospección superficial no aporta interpretaciones sobre el uso y significancia del espacio prehispánico, en los distintos períodos de ocupación, limitándose al cotejo de datos de investigaciones anteriores. De igual forma, el poco o nulo aporte interpretativo de las excavaciones practicadas en cercanías de las estructuras evidencia una falta de criterio para la generación de interpretaciones, y las excavaciones de rescate confinan al campo de la “extracción coleccionista” a los materiales arqueológicos “rescatados”.

En cuanto a aportes se refiere, uno de ellos se generaría por el lado del estudio arquitectónico y de conservación, que sin el componente arqueológico-interpretativo (ya señalado) pierde bastante interés, convirtiéndose en un análisis puramente descriptivo. Otro de los aportes es la restauración de 6 estructuras funerarias en estado avanzado de afectación; sin embargo, no deja de llamar la atención que tratándose de una consultoría sobre “conservación de un sitio arqueológico” no se haya cumplido con procedimientos de Conservación Preventiva, como denota la falta de interés por el contexto arqueológico, y se haya prestado atención a tan pocas estructuras (comparadas con el universo total) con un lamentable énfasis en una sola tipología de estructuras.

El mayor aporte, sin dudas, es la generación de un inventario geo-referenciado de las más de 300 estructuras que componen el complejo; lastimosamente, este tipo de información, como acostumbra este tipo de consultorías, se mantendrá inaccesible, por lo que esperemos se cuestione su utilidad en este plano, y llegue a abrirse a los investigadores, que así lo requieran, para su consulta o utilización, además de la creación, con esta herramienta, del Plan de Manejo y los protocolos técnicos necesarios para dar continuidad a el proceso de gestión iniciado con este trabajo.